Ladrones ingresaron a un comercio

jueves2Indignación, malestar, impotencia. Son algunas de las sensaciones que invadieron el alma de un conocido vecino de nuestra ciudad al ser advertido por su esposa e hijo que a su negocio habían ingresado delincuentes, que se apoderaron de dinero en efectivo luego de provocar un descomunal desorden y también una serie de daños.
El ilícito fue cometido en la noche del lunes en el taller del tren delantero “Avenida”, propiedad de Ricardo Trivigno, que está ubicado en la avenida San Martín número 13.
Luego de que Trivigno y sus empleados se retiraran del local, apenas pasadas las 20,30, se estima que comenzaron a “actuar” los ladrones.
Tras la descripción que hizo el propio damnificado a El Diario sobre cómo actuaron los ladrones, queda claro que éstos conocían muy bien el movimiento interno del taller.
“Forzando una reja de seguridad ubicada en la parte posterior del local es como consiguieron violentarla. Uno de los delincuentes, de delgada contextura física, ingresó a través de un ventiluz. Tanta presión debió realizar para pasar por tan reducido espacio que ya dentro de la cocina dobló una canilla al pasar sobre ella con su cuerpo”, relató.
Una vez adentro, este individuo facilitó el ingreso de uno ó más cómplices al abrirle una de las puertas que se comunica al patio, al que accedieron tras saltar un paredón.
Valiéndose de una barreta es como violentaron seguidamente otra puerta metálica de grueso espesor que comunica el taller propiamente dicho con el local donde funciona la oficina y la venta de repuestos. Allí es donde se concentró la labor de los malvivientes en busca de su único botín: el dinero.

Checked out the news today? It seems like the world is coming to an end. Why not get all that out of your mind by playing a round of casino games at http://casinorating.com.au?

Más destrozos

La caja registradora la arrojaron con violencia al suelo para intentar abrirla, cosa que luego consiguieron forzándola con una barreta. Pero eso no fue todo. En su desenfrenada búsqueda revisaron las estanterías, provocando a su paso un descomunal desorden.
Confesó Trivigno que los ladrones encontraron el lugar donde tenía guardado unos 7 mil pesos, dinero ingresado por la venta reciente de una serie de neumáticos.
Pero mientras ésto sucedía en el interior del local, alrededor de las 23 arribó el hijo del citado comerciante a los efectos de guardar un vehículo dentro del taller. Como no llevaba llave consigo esperó hasta que llegara su madre en otro auto para que abriera.
Cuando lo hizo, inmediatamente advirtió un gran desorden en el sector de ventas por lo que avisó a su hijo que se comunicara con su padre y con la Policía para advertirles que había sido cometido un robo.

“Estoy muy molesto”

Si bien ya habían transcurrido casi 36 horas del ilícito, Trivigno no podía dejar de ocultar su indignación por lo sucedido. “Estoy muy molesto, enloquecido. Ayer (por el martes) vino un grupo de vecinos a manifestarme su preocupación porque ellos también habían sido objeto de robos en los últimos tiempos. Todos somos gente de trabajo que nos vamos a descansar y no podemos estar pensando que te pueden llegar a robar las herramientas. Hay una inseguridad que es muy notable y no podemos callar”, aseguró.
Más allá de este sinsabor, Trivigno dijo sentirse aliviado porque los ladrones, cuando observaron que llegaba gente al lugar, optaron por escapar.